martes, 23 de marzo de 2010

Badajoz (España)



Debido a su situación fronteriza Badajoz ha sido siempre, en época de luchas, una plaza fronteriza de importancia estratégica fundamental; en tanto que en los tiempos de paz, esta misma proximidad al país vecino la convierten en enclave no menos importante, al ofrecerle horizontes de ilimitadas posibilidades de ensanche y proyección en todos los campos, dada su privilegiada situación.

En lo relativo a su localización geográfica concreta, Badajoz se desarrolla a partir del núcleo asentado primitivamente sobre una de las dos colinas que flanquean el Guadiana en el punto en que la aparición de materiales geológicos obligan al río a describir un brusco giro hacia el sur.














La población primitiva se erigió sobre el llamado Cerro de la Muela o cabezo del Monturio. Este montículo a pesar de su escasa entidad se revela como un bastión fundamental, ya que permite dominar los llanos que se despliegan en su entorno.

Badajoz es un símbolo de fuerza y de entrega por su recuperación y su puesta en valor.
Badajoz es ciudad y plaza fuerte, ha sido capaz de aguantar numerosas guerras, testigos de las cuales aún sobreviven torres, puertas, puentes, murallas, iglesias y su catedral de aspecto sobrio pero que en su interior goza de arte y riquezas.

RECUERDOS


He vivido en Badajoz tres años, que han sido muy buenos. Recuerdos a mis amigos, la Universidad, el casco antiguo, las fiestas, la calle Menacho, San Francisco, la Plaza Alta, la Alcazaba, y sobre todo los Carnavales…En resumen: incontables sitios y situaciones.


A continuación hay un par de vídeos de desfile de comparsas de carnaval del 2010.




Carnaval de Badajoz, sin duda todo un evento de turismo regional orgullo de Extremadura, que está considerado uno de los tres mejores carnavales de España. Y es que la fiesta carnavalesca hace de la ciudad extremeña,  todo un despliegue de colorido en que tanto habitantes como turistas se unen a la celebración usando sus disfraces, y que está destinada por su atractivo e importancia a convertirse en una fiesta de interés turístico nacional, ya que el Carnaval es de un reclamo turístico tal, que cuando se celebra la oferta hotelera se torna escasa para la cantidad de personas que quieren participar de uno de los carnavales más atractivos de la península ibérica.


lunes, 22 de marzo de 2010

Guadalupe (España)

Situada al sureste de la provincia de Cáceres, sobre la falda sur de la Sierra de Altamira y en las est
ribaciones de las Villuercas, la zona disfruta de un clima templado a lo largo de todo el año, lo que propicia una gran variedad de áboles frutales, grandes pinares y castañares, que configuran un hermoso paraje, sobre todo en la época veraniega.

El Monasterio es uno de los santuarios más importantes de España y constituye un verdadero foco de la espiritualidad m
ariana de todo el mundo. Su historia está íntimamente ligada al hallazgo de la imagen de la Virgen de Guadalupe en el s. XIII, la cual da nombre y origen al pueblo que, paulatinamente, se fue formando en torno a la iglesia que se levantó en su honor. Fue el rey Alfonso XI, quien ordenó ampliar la primera ermita, concediento grandes privilegios a la iglesia y a los moradores del lugar.En el Monasterio predomina el estilo mudéjar, aunque tiene importantes elementos góticos, renacentistas y barrocos. El gótico aparece ya en la iglesia de Alfonso XI, comenzada a construir en el siglo XIV, con su fastuosa fachada con puertas de bronce repujado.
En el interior destacan la reja de la capilla mayor, del s. XVII, los lienzos de Vicente Carduch
o y Eugenio Caxé, la sillería del coro, de estilo barroco y del s. XVIII, y la capilla de Santa Ana, con el magnífico sepulcro de los Velascos. En la antesacristía hay importantes pinturas de Carreño, y en la sacristía puede admirarse la extraordinaria colección de ocho espléndidos Zurbarán, que se completa con otras pinturas suyas existentes en la capilla de San Jerónimo. El camarín de la Virgen es una gran concentración de riquezas, en cuyo joyel son innumerables los objetos artísticos, las alhajas y los mantos de valor incalculable. Hay, asimismo, unos bellos lienzos de Lucas Jordán.Hay que mencionar como algo imprescindible en la visita al Monasterio, el claustro mudéjar, el patio con sus naranjos y, en el centro, un extraordinario templete gótico-mudéjar de comienzos del siglo XV. Igualmente sucede con sus rincones sorprendentes, como el sepulcro del padre Illescas, la glorieta del laboratorio o la escalera plateresca.

Existe otro magnífico claustro gótico, del s. XVI, en el pabellón de la Enfermería. Pero además, el Monasterio contiene bibliotecas, archivos y un museo con maravillosas miniaturas. No hay que olvidar que Guadalupe fue durante mucho tiempo un centro privilegiado de estudios humanísticos.Existen en esta localidad otros monumentos, como la ermita del Humilladero, de principios del siglo XV, de estilo gótico-mudéjar, construida en piedra y ladrillo, de forma cuadrada a modo de templete, con pilares artesanales en los ángulos. Tiene tres portadas en arco escarzano y un gran tímpano de ventanal.Belén artesanal situado en la calle corredera, 15. El Belén posee más de 400 figuras en barro de artesanos como don José Luís Mayo Lebrija. Consta de diversas escenas, algunas de ellas son el nacimiento, pasando por la anunciacion del ángel a María y terminando en la huida a Egipto. Entrada gratuita.

Guadalupe es una población que ofrece al turista sus callejuelas empedradas, sus balcones de hierro y madera, sus edificios entramados, encajados entre sí, con plazuelas que nos devuelven a tiempos pasados, como la Plaza Mayor, la de los Tres Chorros, Alamillo, La Pasión y Sevilla.A poco más de 5 Km de Guadalupe está la ermita de Valdefuentes, en cuya capilla del siglo XIV se veneraban las tablas de Santa Cecilia. En la actualidad queda el caserío bien conservado, con amplias galerías góticas y chimeneas mudéjares. También mudéjar es el artesonado, los azulejos del pavimento y el altar. La capilla es gótica y el retablo, barroco.La ermita de Mirabel, construida en el siglo XV, se encuentra enclavada entre frondosas masas de castaños. Conserva un portada del siglo XVII.La ermita de San Blas, del siglo XV, es una capilla rural de estilo gótico.La ermita de Santa Catalina, del siglo XVI, construida por orden del prior jerónimo Fray Juan de Siruela.