sábado, 17 de abril de 2010

Berna



La capital suiza es una ciudad amable, a la medida del hombre, que conserva un aspecto medieval y un popular encanto comercial. Está catalogada como Patrimonio de la Humanidad, por la UNESCO.

Berna es la sede del Gobierno, de los ministerios (departamentos) federales y de otras instituciones federales como el Banco Nacional. También es la sede internacional de la Unión Postal Universal (UPU) que es una de las agencias especializadas de las Naciones Unidas.

Gran parte de estas calles se caracterizan por sus robustos soportales, por donde circula un abigarrado gentío haciendo compras o deambulando.
Berna es así una ciudad fácilmente soportable en los días de lluvia o nieve, porque se puede recorrer sin paraguas.

 Viejas torres, edificaciones tradicionales, bellas fuentes y calles empedradas integran un conjunto sumamente agradable.

El museo de los Alpes permite al turista familiarizarse con esta zona montañosa que cubre buena parte de la confederación: historia, fauna, turismo, montañismo, etc. 

El museo de bellas artes tiene buenos cuadros de los primitivos italianos, y excelente material de Ferdinand Hodler, pintor de la ciudad, y de Paul Klee. Otro buen museo es el de la Historia de Berna, con buen mobiliario, tapices y elementos de la vida cotidiana de los berneses en tiempos pasados.

ALGUNOS RECUERDOS

El albergue, las tiendas en los sótanos de la calle principal, las montañas, la nieve, las fuentes congeladas…











No hay comentarios:

Publicar un comentario