martes, 13 de abril de 2010

Oporto (Portugal)


Oporto se encuentra al norte del país, junto a la desembocadura del río Duero. Es la segunda ciudad más importante de Portugal después de Lisboa.
No obstante, Oporto es muy diferente a la capital: es una ciudad sin pretensiones, introvertida y abiertamente comercial.

La ciudad es fascinante, en gran parte gracias a la vida que se respira en ella, de su próspero centro comercial rodeado por elegantes barrios y villas señoriales dispuestas junto a un centro de estrechas calles y viejos callejones que ha sido declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Su animada vida comercial es una actividad que le viene de lejos. Ya los romanos se fijaron en su acceso al mar y lo denominaron Portus. La ciudad está llena de puentes que salvan el río Duero en su camino hacia el océano.

En la parte antigua de la ciudad podemos visitar su catedral románica, la Iglesia de San Francisco, el Palacio de la Bolsa o la Muralla Fernandina. Un atractivo más que destaca en la ciudad es su antiguo tranvía que recorre la parte vieja de la ciudad.

Desde las orillas del Duero las vistas de la arquitectura de la ciudad son magníficas. Se conservan cientos de edificios estrechos y alargados con azulejos de colores llamativos en las proximidades del río. En la otra orilla se encuentra la ciudad de Vilanova de Gaia conocida por sus bodegas del afamado vino de la ciudad: el Oporto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario