lunes, 10 de mayo de 2010

Berlín


Berlín, en comparación con otras ciudades europeas, tiene una historia joven, con apenas 800 años de vida, pero única.
Después del terror de la dictadura nazi y al terminar la Segunda Guerra Mundial la ciudad quedó reducida a escombros. El 13 de agosto de 1961 comienza a construirse el muro de Berlín, que dividió la ciudad y separó a sus habitantes. Los berlineses celebraron la caída del muro el 9 de noviembre de 1989. Desde entonces, aunque Berlín ha sufrido muchos cambios, entre ellos volver a ser la capital de Alemania, la ciudad no para de evolucionar.
En los museos de Berlín se exponen tesoros únicos tanto de la época clásica como del arte contemporáneo, desde Nefertiti hasta Beuys. Los museos de la Isla de los museos (Museumsinsel) invitan a sus visitantes a admirar sus fascinantes colecciones de la misma forma que lo hacen el espectacular edificio de la "Hamburger Bahnhof" y el Museo Judío (Jüdisches Museum). Grandes maestros de la arquitectura como Schinkel y Knobelsdorff han definido la imagen histórica de la ciudad con su clasicismo prusiano, mientras que arquitectos contemporáneos como Daniel Libeskind y Renzo Piano apuestan por el nuevo Berlín. 
Los escenarios de Berlín ofrecen un rico programa de carácter internacional. En los grandes teatros, salas de conciertos y palacios de la ópera se puede disfrutar de un repertorio clásico del más alto nivel, mientras que en los innumerables teatros alternativos se representan espectáculos vanguardistas y experimentales.

Si hay un monumento emblemático, que muestra el orgullo y el drama de esta ciudad, ese es la Puerta de Brandenburgo.


Tras la derrota y la división de Alemania se convirtió en el símbolo de dicha división, como parte integrante del famoso Muro que separaba las dos ciudades. Hoy en día la Puerta Brandenburgo se ha transformado en el símbolo de la unificación y de la libertad de Alemania y lugar turístico de referencia en los viajes a Berlín.

Está situada justo delante de la Pariser Plazt, al final de la avenida Unter den Linden, y marca el comienzo del magnifico parque Tiergarten y de la gran avenida del 17 de junio. Sus alrededores están siempre llenos de gente y de bullicio, por lo que resulta interesante acercarse a visitarla dando un paseo por la avenida donde se encuentra situada.


La puerta, que es el escenario de sucesos tan trascendentales como el nacimiento del Tercer Reich de Hitler y la ocupación rusa de 1945, es un arco del triunfo que fue construido en 1789 inspirándose en la puerta de acceso a la Acrópolis de Atenas. Se articula sobre seis columnas estriadas que son de estilo dórico y que delimitan cinco zonas de paso, con una central que es la más ancha. Está coronada por la Cuádriga, escultura de bronce de cinco metros y medio de altura, que representa a la diosa Eirene en un carro tirado por cuatro caballos.


El Monumento al Holocausto fue finalizado en el año 2005 y ubicado cerca de la Puerta de Brandemburgo. En palabras de su arquitecto "forma parte del proceso de superación de la culpa". Su autor es Peter Eisenman, y fue diseñado como homenaje y recuerdo al pueblo judío, que sufrió la persecución y la matanza por parte de los nazis. 

Son cerca de 3000 bloques rectangulares que impresionan, entre los que se puede caminar por los pasillos, que en ocasiones se van inclinando.
Debajo del monumento hay un centro de información subterráneo, que muestra la historia de las víctimas y las atrocidades que vivieron.

Los amantes de los platos sustanciosos disfrutarán con la cocina rústica de Berlín y los numerosos restaurantes de la ciudad harán las delicias de cualquier paladar: templos exclusivos del gourmet, restaurantes de cualquier nacionalidad y acogedores cafés invitan a degustar sus especialidades. 


La legendaria vida nocturna de Berlín comienza en los nuevos "Cocktailbars", "Lounges" y "After-Work-Clubs", para después terminar en las discotecas o clubs nocturnos hasta que salgan los primeros rayos de sol. 


Existen muchos lugares en Berlín para ir de compras: la mundialmente famosa "Kurfürstendamm", el gran almacén más famoso del oeste "KaDeWe", la elegante "Friedrichstraße" con sus boutiques exclusivas, así como las nuevas galerías "Arkaden" en Potsdamer Platz.


En las numerosas tiendas pequeñas podrá encontrar además artículos de ocasión, moda original y pequeños objetos de valor. Para deseos más extravagantes sólo tiene que dirigirse a los múltiples mercadillos. 




RECUERDOS

El aeropuerto, la compañía de mi amiga, el albergue, la amabilidad de la gente, la increíble historia de la ciudad, la lluvia, la sensación de estar en un sitio moderno a la fuerza (muchos edificios están reconstruidos tras la guerra), la comida...


Único edificio que queda de la época comunista.

El muro

Teatro de Berlín

Iglesia de la cúpula verde, conocida como "la taza boca abajo"

Estatua a la madre del soldado muerto

No hay comentarios:

Publicar un comentario