martes, 23 de noviembre de 2010

Halushky, el plato nacional eslovaco.


La comida en Eslovaquia es variada y muy distinta a la comida española. El plato nacional eslovaco son los Bryndzové Halušky, fideos frescos (se parecen a los ñoquis italianos) de harina mezclada con huevos y patatas cocidas cubiertos con queso de oveja y con bacon frito.

La “bryndza” es un queso de oveja tradicional eslovaco, su sabor es intenso. La “bryndza” tradicional se produce en las “Koliba” que son las cabañas en las montañas donde habitan los pastores de ovejas.

Los “Bryndzové Halušky” resumiendo son ñoquis con queso de oveja y una pizca de tocino frito. Los bryndzove halušky se comen con žinčica que es una leche agria también típica de los pastores eslovacos.

Yo he probado este plato en dos ocasiones. La primera cuando vivía en Francia, dónde una amiga eslovaca nos invitó a probarlo en su casa, preparados por ella misma.

La segunda vez fue en Bratislava, capital de Eslovaquia, dónde fui con una amiga. Allí decidimos probarlos de nuevo en un restaurante típico.


















A continuación podéis ver la receta.


Cosas que necesitarás: Col. Cebolla. Mantequilla. Patatas. Fideos de huevo. Ajo. Sal. Pimienta. Cacerola. Una sartén grande

Realización:

1

Triturar una cabeza grande de repollo.

2

Hacer dados 1 cebolla grande.

3

Agregar el repollo picado y la cebolla a 1 / 2 taza de mantequilla y freír hasta que el repollo esté casi transparente.

4

Preparar las papas y fideos. Pelar y cortar 6 papas medianas y cocer durante 20 a 30 minutos o hasta que fácilmente se pueden cortar con un tenedor. Mientras tanto hervir en una cacerola los fideos de huevo durante al menos 10 a 15 minutos o hasta que estén hechos.

5

Escurrir las patatas y los fideos y añadirlos a la col, la cebolla y la mantequilla.

6

Sazone el plato con ajo, sal, y pimienta al gusto y cocine a fuego lento durante otros 5 a 10 minutos para permitir que los sabores se mezclen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario