sábado, 5 de febrero de 2011

Nazaré (Portugal)

 Nazaré es uno de los pueblos de pescadores más famosos de Portugal. No contiene los tesoros arquitectónicos y los monumentos que se encuentran en otras ciudades portuguesas, pero tiene un ambiente especial, típico de los pueblos pesqueros portugueses, donde todavía pueden verse las playas llenas de barcas de madera pintadas de colores.

La historia de esta localidad de 10.100 habitantes comienza con la llegada de los fenicios, que se asentaron aquí en la época pre-cristiana. 
Nazaré se divide en tres distritos principales: Praia (playa), Pederneira y Sitio.


Situado sobre un promontorio rocoso de más de 100 metros por encima de la parte principal de la ciudad, Sitio ofrece maravillosas vistas sobre la bahía y la playa de Nazaré, bañada por el Atlántico. Aunque esta parte principalmente residencial de Nazaré es accesible en coche, lo más típico e interesante es el funicular que lleva a los pasajeros por la pronunciada pendiente por un módico precio. Una vez en la parte superior, además del mirador se encuentran una gran iglesia y una pequeña capilla al borde del precipicio, la Ermida da Memória, cuyos orígenes están estrechamente relacionados con la aparición milagrosa de la Virgen María.

Cuenta la leyenda que una mañana brumosa en 1182, el noble Dom Fuas Roupinho estaba cazando y se dio cuenta que había perseguido a un ciervo hasta el mismo borde del acantilado y ambos estaban a punto de caer. En ese momento Dom Fuas Roupinho gritó a Nuestra Señora de Nazaré, que apareció ante él y detuvo a su caballo. En honor a este milagro de salvar su vida, Roupinho ordenó construir una capilla. Con los años ha atraído a muchos peregrinos y visitantes, y hoy todavía se puede ver la historia representada en azulejos pintados a mano e incluso la huella del caballo se supone que está grabada en una piedra que se encuentran en la cripta debajo de la capilla.


El Museo Casa do Pescador es un pequeño museo dedicado a la población de pescadores de Nazaré. Se encuentra dentro de una casa de campo tradicional, que ha sido restaurada para mostrar como era la casa de una familia de pescadores típica de la primera parte del siglo XX.

A lo largo de la playa de Nazaré la gente todavía seca las capturas de peces al sol y repara sus barcos junto a los turistas que toman el sol. Una multitud de tiendas y cafés se extienden a lo largo de la Avenida Marginal, así como restaurantes que sirven una gran variedad de platos, todos relacionados con la especialidad local, que es la Caldeirada à Nazarena, un guiso a base de pescados típicos de la zona.

MIS RECUERDOS DE ESTE VIAJE

La playa, las vistas desde el mirador, la capilla, las tiendas de recuerdos y las mujeres vestidas de la forma típica portuguesa vendiendo dulces y productos típicos en la parte alta de la ciudad.

1 comentario:

  1. Cuando tenía cuatro años, estuve de vacaciones por Portugal con mis padres y nos alojamos varios días en Nazaré. Y aunque yo era muy pequeña, recuerdo a mujeres con el traje típico, como dices, cosiendo en las puertas de sus casas, marisco vivo, mal tiempo, un loro y una barca que me compraron de juguete con redes y remos para mi muñeca... Qué recuerdos! Me encantaría volver... Me ha hecho mucha ilusión, Ana. Un beso

    ResponderEliminar